Cafetales de Coatepec y Xico. Recorriendo el día 2

Cuando uno despierta en un lugar desconocido, inmediatamente pone sus estados alerta. Poco a poco conforme los recuerdos regresan a la mente, se da cuenta que no hay otro lugar en el mundo en el que tiene que estar. Eso mismo me pasó cuando recordé que estaba ahí para visitar los cafetales de Coatepec y Xico.

Día 2. Conociendo los cafetales de Coatepec y Xico, Pueblos mágicos

El día 2 lo empezamos despertando y despidiéndonos y partir del gran hotel casa real del café hacia una gran aventura. El poder conocer los cafetales de Coatepec y Xico, que tenía grandes cosas por enseñarlos, nos dejó una gran enseñanza.

A poco no estaba genial el desayuno del Hotel Casa Real del Café

El itinerario incluía conocer los cafetales de Coatepec y Xico, pueblos mágicos. Empezamos con un recorrido en el museo del café. Este museo tiene una gran característica. Aparte de poder recorrer sus cafetales, a través de una guía nos llevó por la historia del café en Coatepec, conocer muchas de las herramientas que se han usado alrededor de la historia, además de conocer el proceso de tostado y molido del café.

Conociendo el Museo del café

El recorrido lo empezamos tomando un café expreso del mismo café que se vende dentro del museo del café.

Nota curiosa. En la sala donde nos prepararon el café expreso había una herramienta llamada “caladora” que con dicha herramienta se pican los sacos de café para poder verificar como están los granos en los distintos sacos.

Esta nota la comenté debido a que había escuchado una leyenda urbana de que llenaban solamente la parte de arriba de los sacos con café y lo demás era desperdicio, pero Tania me sacó de mi error mostrándome el por qué no se podía hacer eso.

Dentro del museo pude percibir una cosa muy interesante. Cuando uno pide y toma una taza de café, no ve el trabajo que hay detrás, ni el gran proceso de llevar un solo grano de café a la taza.

Diversos aparatos y herramientas que los productores ocupan como planchas para evitar que el café toque el suelo, pero sirven para orear y secar dichos granos de café, o el mortero para poder dejar el grano íntegro. Un gran conocedor de cada uno de los procesos es Alejandro, el barista que nos estuvo acompañando dentro de todo el tour dentro del museo del café explicándome un poco más a detalle tanto el proceso de plantación, secado, y cada uno de los puntos hasta llegar a como conocemos hoy el día el café en su presentación.

Así mismo, si visitan el museo del café, no pueden dejar de probar el pan que se produce ahí mismo.

Aquí necesito hacer una nota para qué entiendan un poco mi sensación. Para cada una de las piezas que vi dentro del museo del café, tenía que preguntar para qué era, como se ocupaba, aún si resultara muy obvio. Ejemplos como una Romana báscula, instrumento para pesar los sacos, o zarandas, plantillas para poder orear el café y despulpadoras.

Y dentro de lo mismo, escuchando las grabaciones del museo del café pude recordar una frase que hasta hoy me ha hecho mucho eco. No volveré a tomar el café igual, Tania Bonilla, la directora del turismo de Coatepec se empezó a reír porque se había puesto a pensar en ese momento lo mismo. Es triste, pero cuando empiezas a tomar un verdadero café, lo demás no te sabe nunca igual.

El museo del café es un gran lugar para poder entender cada uno de los procesos del café, y de verdad, si te gusta el café, y quieres entender más como es el proceso desde cero, dense un tiempo para visitarlo, y al final comprarte el café producido ahí mismo.

Entendiendo procesos como la roya, que es una enfermedad que se da a las plantas cafetaleras, hace ver lo difícil que es llevar esta área de negocio, y sobre todo, no sacrificar la calidad por la cantidad.

¿Saben que se tarda desde la cosecha hasta llevar el café a tu taza tarda hasta 5 años? Si, se que lo puse en el post anterior, pero sigo impactado con ese tiempo, y uno que lo ve tan sencillo.

Salida del café molido

Si quieren visitarlo, la dirección es Carr. Coatepec – Las Trancas km 4 Coatepec. , su sitio web es http://elcafe-talapan.com/, pueden visitarlo todos los días de 10 a 17 hrs, y tiene un costo de $45 pesos incluyendo la visita guiada y la degustación.

Y bueno, terminando de visitar el museo del café, nos preparamos para la siguiente visita, un lugar sumamente impresionante…

Visita a Senderos Tours… Cafetal de Bola de Oro, Hacienda de Bola de oro y Hacienda Cafetalera

En el trayecto hacia el cafetal pudimos ir platicando mucho más de datos generales del café.

Algunos puntos que me llamaron mucho la atención que nos explicaron Tania y Alex fueron:

  • Antes la selección de los granos eran casi siempre dependiendo del tamaño del grano, después se tomó mucho la altura donde se plantara el café (el llamado café de altura)
  • A mayor altura mejores propiedades, a menor altura, menores propiedades (prácticamente abajo de los 600 mts a nivel del mar, no es café, es muy suave).
  • En este momento ya no importa el tamaño del grano, lo importante es qué sea un grano sano
  • El grano sano te va a dar muchas propiedades (siempre y cuando se tueste correctamente)

Nos preparamos a visitar un cafetal en producción, un lugar tan verde, que solo lo podía imaginar en una película, sin embargo estaba siendo real. Estábamos dentro de un verdadero cafetal de una gran marca como es Bola de Oro (por cierto, recomiendo muchísimo probar su café en una de las mucha cafeterías que están en gran parte de México).

Llegando nos recibió Ivan Nikolai, nuestro guía dentro de bosque cafetalero (una persona que transmite una gran energía. Y aparte es un gran guía operador turístico de gran parte del estado de Veracruz y un apasionado de vivir) , el cual sería el experto de explicarnos el camino de preparación dentro del cafetal, la finca y la hacienda cafetalera.

Tengo que escribir esto, porque realmente me llenó de orgullo. Su vestimenta era tradicional de la zona de Coatepec el cual consistía en un tenate de palma natural hecho en la región, la bota de trabajo o huarache, la camisa de manta, el paliacate, el sombrero tradicional de cuatro pedradas de la región, y el bastón de mando (por lo regular los capitanes lo usan cuando están en la época del corte y son los que indican y entregan los zurcos a la gente para qué empiezan a cortar), y una bebida tradicional llamada “agua bendita”, machete y un morral del jornalero donde traen el vestimento y la comida a compartir.

La bebida llamada que mencionamos anteriormente llamada “Agua bendita”. Y es un destilado de caña de azúcar que se pone en un guaje. Su nombre en la región es “Caña de Nahustlán”. Cuando se toma, se debe de tomar en un “palito” de madera.

Algo que nos dijo en cuanto empezamos el recorrido de senderismo fue tratar de aprender como tomar un buen café aunque no esté a la mano. Muchas veces por el tiempo que llevamos en las ciudades, nos es difícil poder percibir un buen café. Puesto que compramos lo que tenemos a la mano.

En “Senderos del café” promueven la actividad de que la gente conozca como desde donde, o todo el trabajo que existe en todo el proceso del café hasta que llega a la taza.

El corte del café tiene todo un proceso, y en estos cafetales lo siguen haciendo de un modo completamente tradicional. Se tienen que meter las manos para verificar la cereza del café y con las yemas arrancarlo. Debe de ser de un color completamente cereza y al arrancarlos, se tiene que hacer con mucho cuidado, y depositarlos en el tenate. Y el tenate lleno, pesa entre 5 y 7 kg y en aproximadamente de 15 a 20 minutos lo llena.

La cosecha o pisca sucede en los meses de octubre a febrero más o menos, pero depende de la altura a la que esté el cafetal, tipo de variedad, sistema de cultivo, ubicación de la finca.

Diariamente, cada persona puede llenar diariamente entre 70 y 90 kg. En época de recolección, todas las familias van, y aproximadamente si son 5 personas por familia, cortan entre 350 y 400 kg de café por día. Sigue siendo un trabajo familiar donde se apoyan entre todos.

Todo el recorrido, y lo que pudimos notar de la siembra, el crecimiento y la recolección del café es algo impresionante, y sobre todo, los diferentes olores que podemos encontrar, es algo maravilloso.

Terminamos todos con una pequeña degustación de un gran café de la cosecha del mismo cafetal, un poco de fruta y mucha “Agua Bendita” para poder compartir estos momentos, y como dijo nuestro buen guía Iván…

Esos son los placeres de la vida… Las delicias de la vida, y que mejor cuando son compartidas.

Después de recorrer con calma los cafetales, tomamos rumbo hacia el beneficio “Bola de Oro” para conocer ahora el proceso desde que termina la recolección, hasta la molienda.

Beneficio “Bola de oro”

Antes de entrar al beneficio, enfrente todavía están las vías del ferrocarril. Dichas vías son un museo vivo. Se volvieron un perfecto cómplice para el café porque todo se movía a través de él. Para un lado el puerto de Veracruz, para el otro lado el recorrido por diferentes pueblos hasta la Ciudad de México. Dichas vías tienen de historia desde 1871, en el primer tramo construído de Xalapa a Veracruz.

Dentro del beneficio pasamos por cada una de las máquinas del proceso. En cuanto traen el producto ya de la cosecha, lo primero que hacen es pasar por la pesa para ver cuanto se le pagarían a los jornaleros. Más o menos actualmente por cada kg recolectado pagan entre 5 y 7 pesos. Y si recolectan 90 kg de cereza de café, podemos hacer un cálculo.

Dentro tienen 7 tanques de fermentación, máquinas de despulpadora de discos. De un lado sale la almendra, y del otro lado sale la cascarilla roja (es un perfecto abono para las plantas de café).

Así mismo, pudimos ver ejemplos de algunas herramientas que servían no solo para contar café, sino para como llevar la contabilidad (la laptop de aquellos tiempos).

Dicho beneficio explica perfectamente como se podía vivir en aquellos tiempos la producción de café. Desde cada una de las máquinas, hasta el patio donde se secaban los granos para terminar la preparación. Las máquinas que se usaban dentro de la finca llegaron a ser las más modernas de latinoamérica. Y por ende, dicha finca.

El beneficio de Bola de Oro terminó de funcionar apenas en el 2011. Ya que se empezó a utilizar otro dentro del municipio de Coatepec, el cual empezó a funcionar en 1975.

Después de hacer el recorrido por la finca, nos llevaron a una Hacienda única en su tipo. Ya que no ha sido modificada a como funcionaba en aquellos tiempos.

Hacienda “Señora de los Remedios”

Desde que entramos vimos una puerta característica. Incluso para poder avisar que estábamos afuera, tuvimos que tocar una campana para avisar (no, no hay timbre como uno podía pensar).

En la parte de arriba podemos ver la campana original

 

Esta hacienda tiene inicio en 1592, la cual inicia como cañera o azucarera. Tiene su transformación como todas las de la región. Su nombre es Hacienda de los remedios. Se da este nombre por la virgen de los remedios. Y también es conocida como hacienda de “Pacho”, por los apellidos de los antiguos dueños.

La mayor parte de las haciendas eran azucareras. Pero Por cuestión de impuestos (si era azucarera, pagaban muchos impuestos, si producían café, pagaban mucho menos y te pagaban una cantidad por lo mismo). Además era mucho más rentable que tener solamente azúcar.

Nosotros esperábamos que la dueña nos recibiera directamente (que sería la tataranieta de los dueños originales). Sin embargo, por cuestiones de salud, no nos pudo recibir. Pero nos dieron oportunidad de poder pasar al patio, y checar como era originalmente.

 

Esta hacienda fue de las primeras que se crearon (hay otra hacienda llamada “San Pedro Buenavista que se fundó en 1570 aproximadamente). Hoy en día se renta para diversas actividades, como locaciones de películas.

De visita en Casa Bonilla

Después del recorrido cafetalero, fuimos a comer a un gran lugar, muy típico y con un gran sabor dentro de Coatepec. ¿Su nombre? Casa Bonilla.

Nos dieron una gran de platillos que pudimos probar. Algunos fueron Ceviche, Peto al apio, Camarones, y pescadillas entre otras cosas. Y de verdad no pueden dejar de visitarlo.

Si quieren ir a Casa Bonilla a comer los típicos platillos, su dirección es:Juárez esq. Cuauhtémoc, Coatepec, Veracruz, México.

Terminamos de recorrer l0s cafetales de Coatepec y Xico estaban por llegar, estábamos encantados, pero aún faltaba más por descubrir.

De pata de perro por Xico

Desafortunadamente no tuvimos mucho tiempo para visitar Xico. Pero por lo que pudimos ver, nos dimos cuenta que nos falta regresar a este gran pueblo mágico.

La escapada fue para conocer tres lugares fundamentales…

Museo Taurino de Xico

Empezamos conociendo el Museo Taurino. Rl cual dicen que es único y porta muchos de los accesorios originales de muchos toreros.

Es cierto, no soy nada seguidor de esta tradición. Y no me gusta causar polémica en cuanto a este tipo de temas. Pero estoy seguro que para muchos les resultará una parada segura.

Centro histórico de Xico

El zócalo y centro de Xico, con su majestuosa catedral, su palacio nacional y su maravillosa plazuela. La cual se pinta de unos grandiosos colores en la noche. Definitivamente te hace volver a aquellos tiempos donde la gente se reunía para dar un paseo.

Muchas de las esculturas que nos encontramos en el centro, tienen una gran forma. Y sobre todo, con los colores que se ponen en las noches, pareciera como si brillaran.

Por último, y antes de dejar la maravillosa ciudad de Xico, tuvimos oportunidad de conocer el Museo del Danzante.

La festividad del danzante ocurre durante un mes. Pero su fiesta principal es el 22 de julio, y conlleva a muchas personas. Tntre ellos mayordomos, cencerreros, coheteros, e invitados entre otras personas del pueblo.

Con estas máscaras nos recibieron en el Museo del Danzante

Sin duda es una festividad increíble que vale la pena participar.

Si quieren conocer el Museo del danzante, su dirección es Miguel Hidalgo 76, Centro, 91240 Xico, Veracruz. Y está abierto de martes a viernes de 10 a 18 hrs.

La última parada la hicimos en Bautista Galvez para poder disfrutar una deliciosa pizza acompañada de unas cervezas artesanales, mezcales  y algunas de las bebidas típicas del lugar.

Ya como última parada, llegamos a pernoctar ya recuperarnos en el hotel Boutique Casa Bella. Un precioso lugar. Pero ya les estaré platicando la próxima entrada de este lugar, y de todo lo que hicimos en Xalapa.

Sin duda fue un maravilloso día conociendo los cafetales de Coatepec y Xico y maravillarse de ambos pueblos mágicos.

Si quieren leer el primer día de esta entrada, no dejen de entrar a “Conocer la zona cafetalera de Coatepec. Día 1” para que veamos lo maravilloso que crearon para nosotros el Tour del Café.

 

About the author

Viajero incanzable, me encantan los libros, la fotografía, comer nuevos platillos, probar nuevas cervezas y los vinos y licores. Trato de viajar lento y documentar todo lo que veo, pruebo y escucho.

Related