Dejar de seguir negando lo que soy

No puedo ni quiero seguir negando lo que soy

Como casi todos los bloggers de viaje, mochileros, aventureros y demás términos que nos han dicho, hemos pasado por lo mismo.

Todos en algún momento de nuestra vida hemos tratado de dar un paso al costado.

Volver a retomar esa vida rutinaria, citadino y hasta cierto punto predecible. A este punto llegué hoy…

Cuando me desperté después de un mal de amores, con un horario muy establecido.

Sin otra palabra que añadir, no puedo seguir negando lo que soy.

Un alma que quiere volar, que los únicos momentos en los que me siento completo, feliz.

Sin nada más que añadir es estando en la ruta, estando con esos 15 o 20 kg en mi espalda.

Con mi cámara en el cuello, con un par de monedas en el bolsillo y sin saber qué comeré hoy, pero viendo algo que nunca creí en mi vida.

Viajero empedernido

Después de un año de estar sentando mis raíces (que rápido pasa el tiempo desde mi último viaje con mi mochila) he decidido volver a la ruta.

He decidido que nada más importa, que no puedo ser una persona de rutina.

Y que mi mente loca, soñadora, disruptiva y volátil solo está bien cuando todo lo que está a mi alrededor se sale de control.

Que el control sobre mi vida solo trae locura, y que la locura me hace querer irme… Que remedio, tal vez no muchos me entenderán).

Si, si quiero una familia, y tal vez esa era la razón principal por estabilizarme.

Pero no puedo ni quiero ser una persona tradicional.

Y no, no es nada en contra de todos los demás, pero yo no puedo serlo.

¿Qué sigue en este paso de mi vida?

Cuales serán mis pasos a seguir.

A donde volveré, no lo se, pero solo se que esta vez volví a lo seguro, demostrando que no me hace feliz.

Cambiar aquellos billetes seguros en una cartera por conocer lo que no tendré tiempo ni energía después.

Ya más adelante el tiempo se encargará de unir las piezas que ahora no lo se.

El gym con su jacuzzi mostrando a la gente que yo también tengo me hace solamente demostrar que me hartan las facetas mal llevadas.

Así que sin mucho que añadir, estoy seguro que nada estará seguro.

Pero tampoco busco esa seguridad, busco la libertad.

Busco la aventura, busco lo que muchos tratan pero pocos encuentran, seguir siendo feliz.

About the author

Viajero incanzable, me encantan los libros, la fotografía, comer nuevos platillos, probar nuevas cervezas y los vinos y licores. Trato de viajar lento y documentar todo lo que veo, pruebo y escucho.

Related