fbpx

Alma gemela roadtripera

Alguna vez habían pensado en la existencia de su alma gemela roadtripera?

Esa persona con la que puedes viajar en un auto por horas y el tiempo pasa rápido. Intercambiando el turno al volante, mientras escuchan música, cantan, fuman (lo que sea que fumen), parando en gasolineras a cargar provisiones (papas, dulces, refrescos), contándose todo tipo de historias y por momentos compartiendo silencios que hasta parecen cómodos.

Alma gemela roadtripera

Cuando el camino parece interminable y aún perdidos en carretera, están seguros que nada malo pasará porque son equipo y se cuidarán el uno al otro. El camino es largo, el clima cambia y al paso de las horas tienen que cambiar de ropa (Jeans, luego se ponen chamarra y por qué no? hasta terminar en traje de baño).

Cruzando por montañas, pueblos, ciudades. Manejando a la orilla de la playa, tomando esos caminos clandestinos que no son precisamente carreteras, son simplemente veredas pero que seguro llevan al mar.

Tip: SIEMPRE tomen los caminos que crean los llevarán a algún increíble lugar. Esas corazonadas nunca fallan.

Compartir tiempo con tu alma gemela roadtripera

Esa persona con la que compartir auto, cama, baño, gastos, no te causa absolutamente ningún problema, porque sabes que cada instante del viaje lo vale y serán momentos que JAMÁS olvidarás.

Tu alma gemela roadtripera es con la que el tiempo fluye de manera extraña. Por momentos es tan perfecto que el tiempo se da el gusto de pasar lento, dándote la oportunidad de saborear cada segundo. Pero a la vez es tan mágico que pasa rápido, tan rápido que quisieras detenerlo para que nunca acabara.

Con quien puedes hacer alguna actividad que para nada te encanta. Como ir a pescar, esperando conseguir al pez más grande y tan sólo pescar algas (juro me pasó), pero hasta eso les parece divertido. Total, el premio son los recuerdos que quedarán grabados en la memoria.

Tu alma gemela roadtripera es aquella con la que puedes hablar absolutamente todo, sin pena, sin juicios, sin miedos. Con quien puedes pasar horas platicando y cuando te das cuenta, ya no queda nadie más, sólo el personal barriendo.

Con quien puedes compartir un desayuno, una cena o una cerveza. Sin importar si es en un lugar improvisado de carretera, en el mejor restaurante o en una palapa frente al mar.

Aunque lo parezca, no todo es perfecto, también se enojan y discuten. Es normal, la convivencia provoca esas diferencias. Quizá en algún momento quisieras matarlo, pero sabes que si lo matas, el regreso a casa no será el mismo.

Si aún no has encontrado a tu alma gemela roadtripera, sigue viajando con todas las personas que puedas y SEGURO algún día la encontrarás. Si ya la encontraste, nunca pero NUNCA la dejes ir. Y si por cuestiones del destino decidieron separarse, ten por seguro que volverán…

About the author

Viajero incanzable, me encantan los libros, la fotografía, comer nuevos platillos, probar nuevas cervezas y los vinos y licores. Trato de viajar lento y documentar todo lo que veo, pruebo y escucho.

Related